TRUCOS PARA INTRODUCIR LAS INFUSIONES EN LA COCINA


 Si piensas que las infusiones son sólo para beber, piensa de nuevo! Te sorprenderá cómo cocinar como pueden mejorar el sabor de los alimentos, haciendo una comida inolvidable.

Las muchas variedades, ya sea té verde, blanco o negro, rooibos, lemongrass, frutales, aportan aromas sutiles y delicados sabores a muchos platos maravillosos,  no es complicado.

Antes de comenzar tu aventura culinaria con las infusiones te recomendamos que tengas en cuenta estos sencillos consejos:

    Confía en su paladar. Piensa si la infusión de tu elección parece un buen maridaje  con el tipo de alimentos que se están preparando (fruta, cereales, carnes, ensaladas, etc.)
    Nunca uses una variedad que no apetezca beber con la comida que vayas a preparar.

    Recuerda que hay miles de variedades de infusiones de todo el mundo, cada una con sus propias características únicas. Los tés verdes y blancos tienden a ser suaves mientras que el té negro es fuerte y con cuerpo, por ejemplo.
  A muchas se han añadido flores, especias, hierbas o frutos, ofreciendo una gama de sabores y aromas (florares, herbales, frutales, especiados...). Ten esto en cuenta al elegir la infusión adecuada para tu receta.

He aquí una selección de ideas para integrar estas fuentes de salud en la cocina:

    Triturar las hojas de té en un molinillo de especias o café, o un molinillo de pimienta.
 Puedes añadir las especias y las hierbas fritandolas para carnes, pescados y tofu dejandolas un tiempo para que maceren.

    Añadir un filtro de la infusión a la mantequilla o el aceite:
  se calienta el aceite o mantequilla. Intrudcir el filtro y dejar reposar durante varios minutos antes de retirarlo y usar el resultado de la manera tradicional. Delicioso con platos de cereales, sopas, guisos, pescados y verduras.

    Añadir las hojas muy muy picadas a las cookies, muffins, bollos, panes rápidos y pasteles.  También puede prepararse la infusión en la leche que se vaya a usar para la receta.

    Usar la infusión preparada en lugar de agua al cocinar granos como un arroz  con té de jazmín.

    Añadir la infusión en lugar de agua al hacer sopas y guisos, panes y hornear panes, también puedes usar este truco como un adobo para carnes o añadirlo a las salsas o cremas.

    Si te gustan las espinacas o acelgas, el té verde es similar en sabor. Puedes añadir las hojas a las verduras durante la cocción o, una vez elaborada, picarlo y se añade a las ensaladas o mezclar en los huevos antes de hacer una tortilla.

    Añadir una pizca de infusión molida al pollo, carne de ternera o cerdo, gambas o tofu salteados.

    
  Añadir picada o molida en la harina o pan rallado para hacer rebozados.

  Cocer manzanas, melocotones y peras en té para el desayuno, merienda o postre.
    

 Recuerda, las hojas de té usadas se pueden utilizar como abono orgánico para las plantas.

 Incluso puedes regar tus plantas con té si te ha sobrado. Les encanta!

 




Los más vendidos

Promociones especiales

Novedades

Artículos Recientes